Bio

Entre tener una película en la cabeza y que esa película sea una realidad existe un camino complejo y poderoso que me apasiona recorrer.

Intento que en cada uno de mis trabajos se respire cine. Partir de un brief o un guión que me lleve a entender la puesta en escena cómo una coreografía con la cámara, donde los actores sean durante un rato sus personajes, convertir la dirección de arte en un elemento activo, encontrar el tono adecuado, rodar en la localización ideal. En definitiva, crear a partir del lenguaje cinematográfico.

Soy incansable buscando referencias, observador por naturaleza y suelo levantarme de la cama para anotar ideas o ángulos de cámara en cualquier papel que tenga a mano. Me siento afortunado de dedicarme a esto y de sentir que en cada proyecto hay un aprendizaje.